Diferencias tomográficas entre la coroidopatia serosa central idiopática y la inducida por corticoide
23 abril, 2019
Riesgo de embolismo aéreo venoso durante vitrectomía
3 mayo, 2019

Desorganización de las capas internas de la retina (DRIL) como marcador pronóstico del resultado visual y anatómico tras la cirugía de membrana epirretiniana idiopática

Uno de los factores asociados a un buen resultado visual tras la vitrectomía y pelado de membrana epirretiniana (MER) es la integridad de los fotoreceptores; es decir, de las capas más externas de la retina, pero últimamente se han publicado varios trabajos mostrando la importancia de valorar las capas internas del tejido retiniano. Uno de ellos se publicó en American Journal of Ophthalmology por los autores DINAH ZUR, MATIAS IGLICKI, LITAL FELDINGER, SHULAMIT SCHWARTZ, MICHAELLA GOLDSTEIN, ANAT LOEWENSTEIN, AND ADIEL BARAK en Diciembre de 2018 y me parece interesante resaltar lo más destacado ya que puede ser útil a la hora de valorar a nuestros pacientes.
Una MER puede causar distorsión y desestructuración de las capas internas de la retina, lo que llamamos DRIL (disorganization retinal inner layers); en este estudio el objetivo fue valorar el valor predictivo que tiene la extensión de las zonas con DRIL en la retina para predecir el resultado visual que tienen los pacientes tras la vitrectomía y pelado de membrana; para ello estudiaron 90 ojos de 90 pacientes y los siguieron durante 1 año con OCT y AV.
Para valorar la presencia y severidad de las zonas con DRIL utilizaron un sistema de clasificación basándose en la distinción o no de los límites entre: el complejo capa de células ganglionares-plexiforme interna con la nuclear interna por un lado y entre la nuclear interna y la plexiforme externa por otro, y la distinción o no de todas estas capas. Según los valores, los pacientes fueron divididos en 3 grupos: no DRIL, DRIL leve, y DRIL severo. Un punto fuerte de este estudio es que excluyeron a pacientes con
alteración importante en la línea de unión de los segmentos internos y externos de los fotorreceptores y la zona de interdigitación, para valorar mejor el valor predictivo que tiene la presencia de DRIL por sí mismo. Los pacientes del grupo no DRIL o DRIL leve presentaron mejor AV, menor grosor subfoveal y menor grosor retiniano mediante OCT comparados con el grupo DRIL severo tanto en el preoperatorio como 12 meses tras la cirugía.
Los pacientes con MER idiopáticas del grupo no DRIL o DRIL leve ganaron una media de 3 líneas después de los 12 meses de seguimiento tras la cirugía mientras que los pacientes del grupo DRIL severo solamente ganaron 1 línea de AV a pesar de tener la líneas de interdigitación conservadas.
La conclusión de este estudio fue que la presencia de DRIL se correlaciona con resultados anatómicos y funcionales tras la cirugía en pacientes con MER idiopática, los pacientes con presencia de DRIL severo tienen beneficios más limitados tras la cirugía en comparación con los que presentan menos o ninguno.
Para explicar este peor pronóstico visual, los autores sostienen que puede ser debido a los efectos que causaría la tracción prolongada de la MER sobre las conexiones nerviosas entre los distintos tipos celulares.
Para más detalles del estudio animo a la lectura completa del articulo.

OCT MER no DRIL: la flecha y línea azul muestra el límite entre el complejo células ganglionares-plexiforme interna y la nuclear interna. La línea roja muestra el limite entre la nuclear interna y plexiforme externa.

DRIL leve: al menos un límite o una capa se diferencia. La flecha azul muestra el límite entre el complejo células ganglionares y nuclear interna. La línea roja nos muestra el límite no definido e irregular entre la nuclear interna y la plexiforme externa, así como irregularidades de esta capa.

DRIL severo: no se puede diferenciar los límites ni las capas.

 

Dra. Beatriz Abadía
Especialista en Retina Quirúrgica
Zaragoza